¡Olvídese de la atopía y de la piel seca!

¡Olvídese de la atopía y de la piel seca!

La dermatitis atópica, comúnmente llamada eccema atópico, es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel. Debido a que las pieles propensas a la atopía tienen menor cantidad de lípidos, se altera la barreara cutánea, por la que se vuelven más vulnerable a las influencias externas. Lo fundamental en el tratamiento es calmar y reducir el picor a través de la restauración de la barrera cutánea.

Sabía que ...

atopía
  • Más de 50 millones de europeos sufren la dermatitis atópica.
  • El número de los afectados se ha duplicado a lo largo de los últimos 50 años.
  • El 70 % de los pacientes tiene antecedentes de la atopía en su familia.
  • 2 de cada 10 niños están afectados por la dermatitis atópica.
  • Los primeros síntomas de la enfermedad suelen aparecer durante los primeros tres meses de la vida y persisten durante varios años, en algunos casos incluso hasta la edad adulta.
  • En el 85 % de los casos la enfermedad se desarrolla antes de cumplir los 5 años de edad.
  • El 58 % de los niños afectados sufren trastornos del sueño.

¿Cuáles son las causas de la dermatitis atópica?

La causa principal de la dermatitis atópica es la alteración de la barrera cutánea que deja paso libre a los alérgenos y otros agentes externos. Además permite que se evapore demasiada agua de la epidermis, quedando la piel excesivamente seca. Irritación, rojeces y descamación producen molestias que obligan al paciente a rascar las zonas afectadas. El rascado, a su vez, contribuye a la alteración de la barrera cutánea. Para romper este círculo vicioso hay que darle un cuidado adecuado a la piel atópica.

¿Cómo evoluciona la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica tiene una evolución dinámica, alternando fases de brotes y calmas. Entre los síntomas que caractizan la fase aguda pertenecen la inflamación, rojeces, picor, descamación, costras, etc. Durante la calma la piel tiende a manifestar extrema sequedad.

¿Qué factores desencadenan la fase aguda?

Los desencadenantes del brote suelen ser agentes externos, entre ellos p.ej. polvo, polen, sustancias químicas que contienen detergentes para lavar ropa o el aire demasiado seco.

¿Hay tratamiento para la atopía?

El tratamiento de la dermatitis atópica se concentra sobre todo en la restauración de la barrera cutánea. El cuidado adecuado de la piel atópica ayuda a recuperar la función protectora natural de la piel. Asimismo contribuye a reducir el picor y a romper el círculo vicioso de brotes y calmas.

El uso diario de cosméticos indicados para la piel atópica ayuda a calmar la irritación de la piel. El aceite de ducha para cuerpo protege la piel de la sequedad causada por efectos del agua dura. Es recomendable complementar el cuidado diario con el uso de cosméticos emolientes que ayudan a suprimir el picor y a renovar la barrera de hidrolípidos, reduciendo a mínimo los efectos de las influencias externas. Esta rutina de higiene hay que seguirla incluso durante la fase de calma.

Microbioma - un "aliado" indispensable para nuestra piel

Los microbios benignos que habitan nuestro organismo cumplen una amplia gama de funciones indispensables para nuestra supervivencia y nuestra salud. Este conjunto de microorganismos, llamado el microbioma, protege nuestra piel de influencias externas y previene infecciones e inflamaciones cutáneas como es el caso de la dermatitis atópica.

Las conclusiones de los últimos avances en la investigación sobre la atopía publicados por los expertos de La Roche-Posay revelan la contribución del microbioma al desarrollo de la enfermedad. No hay que limitar los esfuerzos únicamente a la renovación de la barrera cutánea, también hay que tratar de equilibrar el microbioma. La composición del microbioma, a diferencia de los factores genéticos, es susceptible a las modificaciones. La nueva línea de productos destinados a pieles atópicas Lipikar ha sido desarrollada a la luz de esta comprobación.

lipikar cela radaInnovaciones de la Roche-Posay en los cométicos para pieles atópicas


Los cosméticos de la línea Lipikar están destinados al cuidado de pieles secas, muy secas y atópicas. La eficacia de sus productos en el tratamiento de pieles atópicas ha sido comprobada por muchos estudios clínicos. Gracias a su composición mínima con pH neutral sin perfume, colorantes ni jabón, son tolerados incluso por pieles afectadas por formas graves de atopía.

Piel seca en niños y adultos

Higiene

LIPIKAR SURGRAS - Gel de ducha para pieles secas y muy secas sin jabón, perfume ni parabenos. Limpia suavemente la piel, ayudando a renovar la barrera cutánea a la vez que le suministra lípidos. Se recomienda añadir el gel al agua del baño.

Pieles secas y atópicas en los bebés, niños y adultos

Higiene

LIPIKAR SYNDET - Gel crema limpiador anti-irritación. Su fórmula con pH fisiológico sin jabón, perfume ni parabenos, enriquecida con el concentrado de 10 % de lípidos y con Niacinamida, ayuda a restaurar la barrera cutánea. Asimismo neutraliza los efectos deshidratantes del agua calcárea. Se recomienda añadir el gel al agua del baño.

Cuidado diario

LIPIKAR BAUME AP+ - El nuevo ingrediente activo patentado y exclusivo Aqua Posae Filiformis actúa sobre dos factores determinantes de la piel atópica: reestablece y estabiliza el equilibrio del microbioma al mismo tiempo que restaura y preserva la barrera de la piel. Los resultados se observan ya después de 1 mes de aplicación: reducción del picor y de la sequedad de la piel, el brote aplacado y el equilibrio reestablecido. Su fórmula única contiene un 50 % del agua termal de La Roche-Posay, un 4 % de Niacinamida con efecto calmante y un 20 % de manteca de karité para una profunda nutrición de la piel. Gracias a su textura novedosa tiene eficacia de un bálsamo y ligereza de una leche corporal.

Cuidado complementario

LIPIKAR HUILE - Aceite de ducha anti-irritación para pieles secas y muy secas con efecto relipidizante, sin parabenos. Protege la piel de la sequedad excesiva producida por efectos del agua dura. Restaura la barrera cutánea, proporcionándole una cantidad suficiente de lípidos. Su fórmula con pH neutral sin jabón, alcohol, colorantes ni parabenos está diseñada para ser tolerada por pieles atópicas. El contenido del Niacinamida ayuda a calmar la irritación y disminuir la sensación de la piel "estirada". La fuente de lípidos -la manteca de karité- nutre la piel en profundidad. Aplique unas gotas del aceite sobre la piel del cuerpo a la hora de ducharse. Se recomienda añadir una cantidad del aceite equivalente a 2 o 3 tapones llenos de líquido al agua de baño.

notino balicky

Menú

No dude en llamarnos al 912 90 14 19